Inicio > cibercultura, Resumenes > La piel de la cultura

La piel de la cultura

 

Autor – Derrick de Kerchove

Fecha de publicación – 1995

 

Introdución

Para Derrick de Kerchove el lenguaje es algo tan importante que sería posible entender el zeitgeist  de un determinado periodo histórico solo con fijarnos en las palabras que son más usadas en él. Pensando de esta forma, podríamos decir que los años 90 fueron los años de la globalización, la palabra que estuvo en la boca de todos en aquella época. Esta década se caracterizó por una creciente integración  económica mundial, que además vino acompañada de un desarrollo de nuevos medios de comunicación a nivel planetario.  La aparición de estos nuevos medios hizo con  que en el campo de los estudios de comunicación ocurriese el rescate de la figura de Marshall McLuhan, el famoso teórico de la aldea global. La Piel de la cultura es un libro que intenta explicar las nuevas tecnologías de comunicación bajo la óptica de las ideas de McLuhan.  Utilizándose de los conceptos elaborados por su maestro, De Kerchove habla sobre realidad virtual, cibercultura e inteligencia colectiva de forma coherente con las teorías de McLuhan, aunque sin  demonstrar la misma erudición que tenía su profesor.

 

Resumen

Las teorías de McLuhan apuntaban hacia una reversión del proceso que hizo con que el sentido de la visión obtuviera una preponderancia respecto a los otros sentidos humanos. Para el profesor canadiense estaríamos otra vez  entando en un periodo dominado por tecnologías de comunicación orales, como aquel que existió antes de la invención de la prensa, que en consecuencia provocarían un desvanecimiento del racionalismo característico de la cultura libresca. De Kerchove empieza su libro hablando de los efectos de las tecnologías electrónicas en la psicología humana, en especial  la televisión. El autor sostiene que la televisión habla al cuerpo más que a la mente, lo que viene a confirmar las ideas de McLuhan sobre el carácter audio táctil de la radio y la televisión. Estos medios estimularían en las audiencias respuestas que son fundamentalmente emocionales, al contrario de la palabra escrita, que estimularía respuestas racionales.

En el capítulo 4 De Kerchove habla de cibercultura. Aquí dejamos el terreno del broadcast, que era conocido por McLuhan, e adentramos el universo de las comunicaciones en red, o por lo menos de las tecnologías informáticas posteriores  a la radio y a la televisión. Digo esto porque en el capítulo dedicado a la cibercultura el autor destaca las tecnologías de realidad virtual y las interfaces más que aquello que entendemos nosotros por cultura de Internet. A lo largo del libro, De Kerchove tocara temas como inteligencia colectiva y digitalización de los medios de comunicación, pero su interés principal está en los efectos físicos y psicológicos de los avances tecnológicos en el ser humano, al contrario de autores como Pierry Levy, por ejemplo, que enfatizan los cambios sociales ocasionados por las nuevas tecnologías. Como discípulo de McLuhan, su interés por los sentidos en la comunicación es preponderante, y por eso las tecnologías de RV, que abarcan tanto la visión como el tacto y el olfato, despiertan su atención de manera más pujante que otros aspectos de la cultura digital.

La televisión y los ordenadores no están en oposición, segundo De Kerchove. El autor creía que los ordenadores acabarían por absorber la televisión, una previsión que se demuestra cierta hoy, en la era de la televisión digital y del youtube. La convergencia entre ordenadores y televisión proporcionaría la posibilidad de conectar a individuo y sus necesidades especiales en el seno de mentes colectivas. Según sus propias palabras, “ En la era de las comunicaciones en red la televisión ya no es un medio que emite los mismos mensajes para un público enorme e indiferenciado, sino que pasa a ser un componente más de los contenidos disponibles en la red, distribuida de forma segmentada y precisa”.

En el capítulo 8 volvemos al tema de cibercultura. Una vez más el autor destaca la Realidad Virtual cuando pretende hablar de cultura digital. En verdad, lo que parece entender Kerchove por realidad virtual no es otra cosa que aquello que podríamos llamar la digitalización de las actividades humanas.  El habla de un futuro en el cual la medicina, la educación y la ingeniería serán actividades en las cuales  los modelos generados por computador desempeñaran un papel central, un mundo comandado por el ciberdiseño. Pasados más de 15 años de la publicación de la piel de la cultura, efectivamente vivimos en un mundo donde casi todo el trabajo está hecho con el auxilio de herramientas digitales, y está claro que los ingenieros, programadores y desarrolladores de software , los ciberdiseñadores, juegan un papel importante en la construcción de nuestra cultura o tecnocultura.

El autor esclarece su visión de este nuevo contexto tecnocultural  en el capítulo 18, intitulado cambiando nuestras mentes.  Para DeKerchove, vivimos  realmente un cambio profundo en relación a las experiencias de espacio-tiempo-identidad  características de la cognición alfabética. Ahora experimentamos un entorno cognitivo común en el cual el usuario individual es al mismo tempo consumidor y productor. En este contexto, el autor cree que la lucha de la industria por mantener el control (de los derechos de autor) multiplicando las normas de propiedad es inútil, y sería mejor pensar en ofrecer una cesta común de servicio en los moldes de aquella que las compañías telefónicas suelen proveer a sus usuarios.

 

Conclusión

Las observaciones de McLuhan respecto a los cambios en los seres humanos y en la sociedad provocados por la aparición de nuevas tecnologías de comunicación fueron revisitadas algunos años después de su muerte, en el momento en que una nueva tecnología de comunicación despuntaba. ¿Pero Internet podría ser considerada una tecnología de naturaleza parecida a la televisión y al radio o se trata de algo totalmente nuevo? Infelizmente McLuhan no pudo responder a esta cuestión, pero algunos de sus discípulos lo han intentado.

De Kerchove sugiere en su libro que  las tecnologías digitales proporcionan un mismo contexto para los usuarios a nivel global, en los moldes de lo que McLuhan llamaría una aldea global, pero a la vez proporcionan también una mayor participación de las audiencias, que pasan a ser ahora no solo consumidores, mas prosumidores, como el los llama. Es una idea que gurda muchas semejanzas con el universal sin totalidad de lo cual nos habla Pierre Levy. En La piel de la cultura, De Kerchove habla de la fusión de la televisión con  las tecnologías digitales, una integración de los medios que tendría como resultado una modificación y expansión del sustrato de la psicología humana.

Anuncios
Categorías:cibercultura, Resumenes
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: